Opinión
Otto Jansen

Otto Jansen

No sólo comunica por deber, sino que también lleva en sí la angustia de una región que pudo haber sido mejor. Semanalmente, expone ideas para contribuir con el fortalecimiento moral de Bolívar en Bienmesabe.

La obligación de rescatar la Gobernación, las alcaldías y la presidencia, los poderes públicos independientes es de la oposición, de los convencidos de la democracia, exhibir formalidad, coherencia y seriedad.

¿Qué país puede pensar y soñar en su futuro si sus niños de ahora mueren de hambre?

El cuadro del país que se reproduce como en cámara lenta en las localidades, muestra el esfuerzo revolucionario por decapitar los derechos políticos y en ese sentido quienes se dicen luchadores por el cambio tendrán que comprender que el camino por recuperar las elecciones, el ejercicio de la democracia y el estado de derecho ha de articularse con las luchas por el empleo, por el salario.

La esperanza democrática es aliento que es a su vez propuesta de idea fuerte con un proyecto solidario, que exprese ir más allá del cliché propagandístico contra la maldad revolucionaria. No es ganar exclusivamente, es imprescindible tener respuesta para qué se quiere gobernar.

Para Otto Jansen, si bien las cajas del CLAP representan un respiro frente a la inflación, la cantidad y la calidad son cuestionables y sobre todo no representan una solución al apremio económico.

Para Venezuela, el estado Bolívar y diría que para el Gobierno, en particular, el 2016 no ha concluido. El panorama social y económico de nuevo avista penurias con colas para el pan, búsqueda de productos alimenticios, la impresionante inflación o la humillación del transporte público, percibiéndose en el ambiente que el poder parece balancearse entre el hampa y la autoridad militar.

El silencio cómplice, la censura, la autocensura y la información paga son algunas de las prácticas que el periodista bolivarense Otto Jansen señala sobre el bloqueo informativo de algunos medios de comunicación en Ciudad Bolívar durante el fin de semana, donde hubo saqueos y vandalismo.

 |  Domingo, 11 Diciembre 2016 00:00

Henrique Capriles manifestó hace unos pocos días que había individuos en la acera opositora entendiéndose con el Gobierno. Esto produjo desazones y solicitud de la lista. En Guayana ha sido bien normal que organizaciones e individualidades opositoras hayan siempre encontrado la manera de entenderse con el gobernador de Bolívar.

El porvenir, al concretarse la restitución del hilo constitucional y la vuelta de elecciones, lo cual estamos seguros es inevitable lograr pronto; pone a la población en perspectivas de desafíos significativos para rescatar la credibilidad ciudadana en las organizaciones.

En el estado Bolívar, los planos de la realidad de la crisis colectiva se superponen, impulsados por el poder regional que potencia ilusiones de gestión en los municipios, pero que los montos significativos del presupuesto son tragados por las partidas de eventos que son administradas por fundaciones o compañías particulares, bajo la sombra de ese poder regional.



Página 8 de 24

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...