Opinión
Otto Jansen

Otto Jansen

No sólo comunica por deber, sino que también lleva en sí la angustia de una región que pudo haber sido mejor. Semanalmente, expone ideas para contribuir con el fortalecimiento moral de Bolívar en Bienmesabe.

 |  Lunes, 01 Mayo 2017 00:00

Jansen analiza la actuación del movimiento sindical guayanés ante el momento histórico que vive el país y destaca la responsabilidad de la sociedad civil hoy protagonista, proponiendo entre otras iniciativas, la conformación de nuevas organizaciones partidistas. 

Otto Jansen vislumbra un cambio que parte de la reactivación del ciudadano como protagonista del viraje político, de la reunificación de la oposición, de la superación de la violencia (guarimbas) en Ciudad Bolívar como argumento de la disidencia y de la asunción de la democracia como valor nacional.

El once de abril de 2017 un puñado de vecinos de San Félix dejaron de manifiesto su desprecio al propio mandatario nacional.

Venezuela como nunca enarbola banderas de libertad, respeto y progreso. Henrique Capriles sigue estando a la cabeza de la conformación del liderazgo del futuro inmediato. Liderazgo que ha de construir la democracia moderna que aspira la ciudadanía, lejana de los vicios de otras etapas. Democracia con visión del valor de la educación y del conocimiento; abrazada con absoluto e íntegro compromiso a la justicia social y la participación de todos.

Las leyes, la justicia y la ejemplaridad republicana se evidencian como discurso hueco y manido, convertido en publicidad.

Es asombrosamente notable, de igual modo, cómo el guión del gobierno regional y cómo las culpas se pasan a terceros, a la oposición política y al imperialismo yanqui.

La República se hunde: comemos desperdicios y lo que requerimos urgentemente no son magos, ni héroes, sino UNIDAD. La organización ciudadana con la definición precisa de los próximos pasos hacia la prosperidad. Al pan, pan y al vino, vino. Sencillas palabras que hoy en nuestro país, son símbolos subversivos.

La percepción en Bolívar es que luego de 18 años, el presupuesto total de inversión y gasto del nuevo acueducto es desconocido y la distribución del servicio ni se conoce: no hay agua; siguen las cisternas aunque ahora en menos números.

 |  Sábado, 04 Marzo 2017 00:00

Es obligación que la relegitimación de las organizaciones sea expresión de conductas éticas, inserción social, la lucha por la pluralidad, el derecho al voto y el rencuentro con la confianza del futuro venezolano.

Son largos lustros de polarización política y socavamiento institucional a extremo. Son las torcidas ‘verdades’ revolucionarias que no reflejan la lógica cotidiana.



Página 7 de 24

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...