Las playas de Tsurigasaki son el escenario para el primer ensayo de la especialidad que para la edición de Tokio-2020 será reconocido como deporte olímpico

Tokio.- Tokio 2020 ultima la puesta a punto del surf para su debut como disciplina olímpica con un evento de prueba que comenzó éste jueves en la playa de Tsurigasaki en las mismas condiciones en que tendrá lugar la competición oficial.

Ichinomiya, una tranquila localidad costera de olas persistentes situada a unos 80 kilómetros al oeste de Tokio, es el escenario elegido para este nuevo deporte olímpico, y acoge hasta este domingo un ensayo general donde los organizadores y la Asociación Internacional de Surf (ISA) afinan los preparativos.

Una veintena de surfistas nipones de categoría masculina y femenina -entre ellos algunos de los más prometedores de Japón- participaron hoy en el evento desarrollado en la playa de Tsurigasaki, en condiciones idénticas a donde se podrá ver dentro de aproximadamente un año a los mejores especialistas del mundo en "shortboard" (tabla corta).

La organización testó así el formato de competición, los dispositivos de seguridad y de atención médica tanto para atletas como para público y la logística para el evento, que incluye la construcción de instalaciones temporales como gradas y cabinas de observación para el jurado.

Los principales desafíos que afronta la puesta de largo del surf "son los mismos que en otras competiciones internacionales" de este deporte, es decir, amoldar la prueba a "la madre naturaleza", explicó en un encuentro con los medios el director ejecutivo de la Asociación Internacional de Surfing (ISA), Robert J. Fasulo.

Y es que a diferencia de otras disciplinas, en el caso del surf el "terreno de juego" condiciona en enorme medida el rendimiento de los deportistas. Por ello la competición se desarrollará dentro de unas fechas flexibles -entre el 26 de julio y el 2 de agosto de 2020-, y podrá posponerse en función de las condiciones meteorológicas y oceánicas.

"Hemos venido en estas fechas para comprobar cómo serán las condiciones, y podemos decir que son absolutamente adecuadas", aseguró Fasulo, quien destacó la altura de las olas de entre 1 y 1,5 metros y su calidad.

"Hay olas excelentes para competir. Esta es una buena ubicación para un campeonato del máximo nivel", dijo el directivo de la ISA, quien también confía en que el surf "añadirá valor" al programa de los JJOO y aportará "algo especial" para el público nipón e internacional.

El sistema de competición se asemejará al de otros campeonatos internacionales reconocidos por la ISA, con rondas preliminares de cuatro surfistas en el agua en las que cada uno podrá cabalgar un máximo de entre 10 y 15 olas, y unas series finales en las que se batirán dos participantes.

El jurado concederá puntos con un sistema decimal a los atletas olímpicos en cada ola que surfeen, de las cuales contarán las dos mejores puntuaciones. Se valorarán la variedad y la complejidad en las maniobras, teniendo en cuenta criterios como la velocidad, la fuerza o la fluidez en sus movimientos.

Al margen de las condiciones del mar, otro de los factores que más preocupa a la organización son las elevadas temperaturas que suelen darse en pleno verano en Japón, y a la vista de las cuales se habilitarán zonas de sombra y espacios con aire acondicionado para el público, explicó Yasuo Mori, director ejecutivo de Tokio 2020.

Además, la competición estará acompañada de animación, música y de un "festival de surf" organizado junto a la playa para fomentar "que el público asistente disfrute lo máximo posible del evento y para promover que este deporte sea más conocido", señaló Mori.

El surf es uno de los cinco nuevos deportes incluidos en el programa olímpico para los JJOO de Tokio 2020, que se disputarán entre el 24 de julio y el 9 de agosto de ese año.

Template by JoomlaShine